Filtros de mallas

  • Automesh
  • Calado
  • Eko
  • Ekolu
  • Ekosenior
  • Manuales

En los filtros de malla, la filtración física se produce por retención de los sólidos suspendidos en el agua entre los huecos del propio tamiz. La malla se comporta como un coladero que deja pasar la suciedad de menor tamaño que su hueco y retiene los granos mayores que el mismo.

 

Es común escuchar denominar la capacidad filtrante de una malla de forma errónea, recurriendo al largo de número de hilos , prescindiendo del grosor del mismo, con lo cual no se hace alusión a la verdadera dimensión del hueco filtrante y por ello la capacidad exacta para paralizar sólidos. Se suele oír hablar de las cualidades de una malla expresando su valor en Mesh, mientras que LAMA acentúa la necesidad de nombrarlas respecto a las dimensiones de su hueco, expresadas en micrómetros. A menor valor de una malla dicha en Mesh mayor es su hueco filtrante y a la inversa.
Todos los cartuchos filtrantes de malla LAMA constan de una robusta estructura cilíndrica de PVC y la malla de acero inoxidable termosoldada a dicha estructura. La superficie del tubo estructural está taladrada en un centro de mecanizado CNC.

 

El trazado de los taladros está experimentado geométricamente para conseguir aprovechar totalmente la espacio del cartucho filtrante, obteniendo con ello el mayor porcentaje de huecos. La exactitud de la máquina herramienta que realiza los taladros permite acercarlos entre sí y lograr con ello una superficie filtrante muy ponderada. Nuestros cartuchos de PVC tienen una relación de luz de paso libre muy superior a los fabricados en acero inoxidable integral.

 

LAMA fabrica cartuchos filtrantes de malla con distintas luces de paso; desde 3 mm hasta 0,01 mm para los filtros manuales (siendo 0,130 mm el suministrado de serie), y desde 1 mm hasta 0,02 mm para los filtros automáticos (siendo 0,190 mm el estandard).